Cómo ahorrar para la jubilación a los 30 años

A los 30 años, las responsabilidades aumentan. Es probable que compre su primera casa y haga crecer a su familia. El matrimonio, una hipoteca y pequeñas bocas que alimentar pueden agotar tus ingresos. Incluso el perro de la familia se come una parte de tu sueldo.

Es fácil pensar que ahorrar para la jubilación es imposible a partir de los 30 años, pero debe seguir siendo su máxima prioridad, especialmente a medida que aumenta su salario. Tendrá que trabajar duro para equilibrar el gasto con el ahorro. Puede hacerlo siguiendo estas estrategias:

1. A medida que avance en su carrera, aumente sus ahorros de jubilación en lugar de gastarlos. Si no puede permitirse guardar todos sus aumentos salariales en fondos de jubilación, aumente gradualmente las contribuciones con el tiempo.

2. Abrir una IRA personal: Si ya está invirtiendo todo lo que puede en un fondo patrocinado por el empleador, dése una palmadita en la espalda y luego abra una IRA personal por separado.

En 2018, las personas menores de 50 años pueden ahorrar hasta $5,500 en una IRA Roth, una IRA deducible o una IRA no deducible, sujeto a límites de ingresos.

Usted ahorra con dólares después de impuestos, pero las ganancias de sus inversiones crecen libres de impuestos.

A diferencia de muchos otros planes de jubilación, usted nunca tiene que cobrar un CTS. Las ganancias pueden crecer por el tiempo que usted quiera. Desde muy temprano tendrás que verificar que banco paga más por cts y descartar opciones.

No tiene requisitos de ingresos siempre y cuando no esté inscrito en un patrocinado por el empleador. Usted recibe una deducción por su contribución y las ganancias crecen con impuestos diferidos, lo que significa que paga impuestos sobre la renta cuando retira sus ganancias.

3. Mantenga una asignación de activos agresiva. No es suficiente con ahorrar. También debe vigilar los activos de jubilación existentes para asegurarse de que no está desperdiciando oportunidades de crecimiento.

A los 30 años de edad, es necesario invertir agresivamente, asignando entre el 80 y el 90 por ciento de los activos a una diversa gama de acciones. Lo importante es mantenerse enfocado en sus objetivos durante la volatilidad del mercado. Los mercados de renta variable suben y bajan. Los declives son duros, pero son normales.

4. Controlar las acciones de la empresa. No caiga en la trampa de no prestar atención a sus activos, incluyendo las acciones de la compañía para la que trabaja. Si sus acciones en la compañía le han ido bien, pueden constituir una gran parte de sus inversiones de jubilación.

Los planificadores financieros generalmente están de acuerdo en que las acciones de la compañía, o cualquier otro valor accionario, nunca deben exceder el 10 por ciento de su cartera. Más que eso y usted pone su jubilación en gran riesgo.

5.  No deje que un trabajo mejor desbarate su plan de jubilación. Si cambia de trabajo, no deje que su fondo de jubilación se vea afectado. Si cobra antes de los 59 años y medio, pagará una multa del 10 por ciento además de los impuestos sobre la renta, que puede llegar a ser del 37 por ciento si gana mucho dinero.

El mal momento es otra trampa costosa. La mayoría de los planes de jubilación de los empleadores requieren que usted trabaje cierto tiempo antes de ser elegible para recibir beneficios completos, conocidos como “adquisición de derechos”.

6. Comienza a prepararte para la Aquellos que tienen bebés, tomen nota: Nunca es demasiado pronto para pensar en la universidad. Sin embargo, los asesores financieros recomiendan encarecidamente que el ahorro para la jubilación siga siendo su primera prioridad.

Las familias también deben averiguar si hay programas de trabajo-estudio, subvenciones, préstamos o becas que ayuden a financiar la educación universitaria de sus hijos.

7. Proteja sus ganancias con el seguro de discapacidad. Finalmente, proteja su futuro financiero. Si está herido o lesionado y no puede trabajar, el seguro de discapacidad reemplazará hasta el 60 o 70 por ciento de los ingresos perdidos, pero sólo por un período de tiempo.

Asegúrese de que está cubierto. Si no es así, y puede permitírselo, considere comprar un seguro de discapacidad por su cuenta.

Si tiene poco dinero en efectivo, elija una póliza de seguro de vida a plazo, que le dará la mayor cobertura por la menor cantidad de dinero y le permitirá mantener tasas anuales bajas y consistentes a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *